Coyoacán

¡Bienvenidos a éste su espacio! El día de hoy los invito a recorrer un barrio mágico de la Ciudad de México. Un lugar donde la vocación cultural se empezó a forjar a lo largo del siglo pasado, cuando una serie de artistas, escritores, historiadores y científicos hizo de este sitio su punto de reunión, e incluso algunos se mudaron a vivir entre sus calles empedradas.

Hoy nos pasearemos por Coyoacán (náhuatl: coyō-hua-cān, lugar de coyotes). Sabemos que este espacio singular fue fundado por los Colhuas de Culhuacán y más tarde se convirtió en un territorio sometido por los Mexicas; posteriormente el conquistador español Hernán Cortes, seducido por su belleza, estableció ahí su primer ayuntamiento.

Se sabe que los coyotes son animales de gran astucia, por lo que causa curiosidad que numerosas personalidades, también de gran habilidad, hayan hecho de Coyoacán su punto de encuentro. Entre ellas, mencionaremos a los escritores José Juan Tablada y Rubén M. Campos; al pionero investigador del arte mexicano Manuel Toussaint, al maestro y gran cronista Salvador Novo y al pintor José Chávez Morado. Además, Dolores del Río, Emilio “Indio” Fernández, Frida Kahlo, Manuel Álvarez Bravo, Miguel Ángel de Quevedo y Venustiano Carranza –quién redactó la Constitución de 1917 en Casa del Sol–. También habitaron la zona el político exiliado ruso León Trotsky y Diego Rivera, así como el Nobel de Literatura Octavio Paz, cuya última residencia es ahora sede de la Fonoteca Nacional.

Bueno, pues subámonos a un tranvía que aguarda impaciente en la calle de Hidalgo; es ahí donde los turistas se reúnen para abordar tan peculiar medio de transporte e iniciar un recorrido por las calles de este barrio único. Si nos asomamos a la derecha tenemos a la iglesia de San Juan Bautista, rodeada del jardín Hidalgo, que anteriormente fue su atrio y desde donde los indígenas escuchaban misa, pues no les era permitido entrar a la iglesia. A un costado se observa la casa o palacio de Cortés, que actualmente aloja a la oficina del gobierno delegacional. En medio de la plaza podemos observar un quiosco de estilo francés, construido en el siglo XIX para conmemorar el centenario de Independencia Mexicana y que fue un regalo para la señora Carmen Ortíz Rubio de Díaz, esposa de Don Porfirio, y por quien se conoce a esta zona como la “colonia Del Carmen”.

Siguiendo la dirección del tranvía, encontramos de frente la Casa Azul, de la que ya hemos hablado en números anteriores, donde nació y vivió Frida la mayor parte de su vida, junto a Diego Rivera. Llegando a la calle de Londres, a la derecha, podemos descubrir la casa de León Trotsky, en la lateral de la avenida de Río Churubusco. Este recinto, que funge como museo desde 1990, muestra fotografías de su exilio, entre 1937 y 1940. Desde ahí, de manera un tanto morbosa, podemos observar cómo las ventanas y el balcón permanecen clausurados, a causa del atentado orquestado contra el ruso por el artista David Alfaro Siqueiros. El intento fue fallido y Siqueiros es detenido más tarde en Guadalajara, Jalisco. El pintor y muralista nunca negó ser líder intelectual del acto, motivo por el cual fue enviado a Lecumberri (una prisión con cuentos escalofriantes que es conocida como el “Palacio Negro” y que actualmente guarda el Archivo General de la Nación). Meses después fue exiliado a Chile.

Como ustedes saben, León Trotsky fue asesinado en agosto de 1940 a manos de Ramón Mercader, de origen español, que tardó dos años para entrar al círculo de confianza del líder político socialista y quien, al entregarle un manuscrito para su revisión, le golpeó la cabeza con un piolet o hacha pequeña, ocasionándole la muerte. Las cenizas de Trotsky y su esposa reposan en el jardín de su última residencia.

Avanzamos con un giro a la izquierda y entramos de lleno al barrio de La Conchita, donde los franciscanos edificaron varias iglesias con fines de evangelización. Dentro de este espacio, Siqueiros se deleitaba en concretar sus proyectos culturales. ¿Qué les parece si platicamos acerca de él en nuestro próximo encuentro? Seguro descubriremos a un hombre controvertido, de carácter fuerte, sumamente creativo, enemigo de Rivera y quien declaraba abiertamente su intención fallida de haber matado él mismo a Trotsky. ¿Se animan? Pues aquí los espero el próximo mes.






8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo